Luces y sombras

– Si me dijese que sí, podría morir de felicidad- dijo Gabriel, con una sonrisa tan amplia como el mar que contemplábamos.
Yo le vigilaba entre sombras, escuchando furtivamente aquellos pensamientos pronunciados en voz alta. Para mí no había nada tan dulce como su voz, ni nada tan suave como sus manos. Me hacía sentir como un gato, esperando, pobre de mí, una leve caricia de aquella aterciopelada melodía, un breve asomo de interés por su parte. Yo le correspondía con ronroneos y le ofrecía mi silenciosa compañía.
– Si te dijese que sí, podríamos morir los dos- susurré. Un sonido imperceptible que él nunca llegó a oír.
Porque él era mi ángel, mi querido ángel caído, y yo era su luz, aquella que por el camino él había dejado atrás.

18 comentarios:

SIL dijo...

Prosa poética.
Ojalá nunca le diga que sí...
La voz de los ángeles se escucha- y la de los destellos de luz, también - aún cuando creamos que no-

Besos Martita.

Se te extraña

SIL

rockmantica dijo...

qué lindo!! *.*

El Drac dijo...

Toda una lírica del romanticismo y no sé por qué pienso que las chicas nunca tienen problemas al elegir a un hombre, pienso que siempre estamos dispuesto a aceptar. Un gran abrazo. Fue lindo leerte

Belén dijo...

Y tanto, querida... lo malo es que esas ideas se acaban... y los ángeles se vuelven demonios...

Besicos

Anaid Sobel dijo...

Quizá debería decir que sí y atreverse a correr el riesgo...

Diario de un PEaton dijo...

Hola Guapa espero que andes de maravilla, en estos dias donde uno busca mas la felicidad, bonito texto el que muestra.

Saludos.

la hija de caronte dijo...

INCREÍBLE! muás

Dara Scully dijo...

ostras, pues anda que me iba a morir yo justo cuando me pego de bruces con la felicidad. ¡y un jamón!



(mi elefante y yo
te sonreímos con
hoyuelos. porquesí)

Ana Lucia Fernandez dijo...

Que lindo, me gusta mucho tu blog.
Nos leemos. Ya te sigo.
Sígueme.
http://dilemasyreflexiones.blogspot.com

¡Mucha suerte!

Transeúnte dijo...

Me alegra que sigas publicando, porque siempre es un placer leerte.

Un saludo y feliz año nuevo.

Anaid Sobel dijo...

Porque a veces los monosílabos nos cambian la vida.
:D

¿Como no decir que si al ángel que guia tus pasos? ¿Cómo decir que no a la luz que te hace existir?

Michelle Rain dijo...

Deliciosamente escrito, mucha grandeza en tan pequeñas palabras.. me ha conmovido y me he sentido identificada con esa chica buscando algo de cariño..
Escribe más frecuentemente!

besos

Ela dijo...

y aún así creí que él podría salvarme...
besos bonita

Luciano Doti dijo...

Un momento sublime, un instante para recordar y recrear...

Taku-chan dijo...

Precioso...

Sam dijo...

nada mejor que tener a tu propio Ángel.
:):)

Isa Bel dijo...

Dulcemente empírio lo que sientes por él o lo que has sentido, sea lo que fuese, inolvidable sentir el tuyo :)
Besitos.

J. dijo...

Me gusto mucho el texto, es diferente (:
Lindo blog ♥ besito ♥