Camile.

Camile llevaba sueños escondidos bajo las pestañas, y mil y una historias que, al igual que Sherezzade, ansiaba contar. Taciturna y pensativa, contemplaba la tercera copa de champagne con aire compungido; «Quizás ya era hora de volver a casa», pensaba, sin intenciones de moverse. Había llegado hasta allí con el alma rota, los pies sin aliento, y un mar de lágrimas en su sonrisa deshecha, anhelando desaparecer por unas horas, sin otra compañía que el sonido del viejo tocadiscos de aquel lúgubre lugar. Cuando alzó la mirada, un escalofrío recorrió su espalda y escapó por la punta de los dedos. Al otro lado del bar, un conocido con sonrisa burlona la miraba con cautela, deseoso por acariciar sus rizos de chocolate.

22 comentarios:

joselop44 dijo...

Muy intrigante lo del desconocido.
Saludos

el angel de las mil violetas dijo...

precioso relato, lo de los rizos de chocolate me ha encantado.
Besos y felicidades por el blog.

Cocoladas dijo...

¡Muchas gracias!

Lorena G.B dijo...

Gracias por tu comentario, niña de los retazos. Siempre se agradecen y lo sabes :)

Me apeteció conocer a Camile.

Un besazo!

Fernando dijo...

Ummm... eso no puede acabar bien.
Un auténtico él no se encuentra de esa manera y con ese pensamiento.
Besos.

Bordencanto. dijo...

El champagne sabe mejor a medias :)

.Amazonica dijo...

Quizás el también este ahí por un corazón roto, creo que debería averiguarlo

un beso :)

rOo RAMONE dijo...

Me imagino el nuevo encuentro
con sabor a vino.

•Lola• dijo...

La verdad es que el personaje de Mr. Darcy es encantador. Amaría encontrar un hombre así, más allá de su orgullo (que en realidad, supongo que muy en el fondo es una cualidad que me gusta) es un caballero con todas las letras.

No conozco la versión protagonizada por Colin Firth, pero sí la de David Matthew Macfadyen y es hermoso! Aunque acabo de leer que el de Colin Firth es el Mr Darcy mejor logrado, así que tendré que verlo en algún momento.

Me encantan las imágenes de los sueños en las pestañas o los rizos de chocolate. Son preciosas y muy gráficas para transmitir las sensaciones.

Agua dijo...

mmm que intrigante...quien sera ese desconocido???? porque ella a sentido escalofrios? quizas no era tan desconocido entonces...besos!

Belén dijo...

Siempre nos quedarán las caras no conocidas :)

Besicos

La señorita que nació del humo. dijo...

Que mire con cautela no se vaya a asustar.



:)

Lasosita dijo...

Un bonito e intrigante relato, con imágenes impactantes y subyugadoras, Marta!

Lo de ... sueños escondidos bajo las pestañas y rizos de chocolate...uhmmm, genial!

Besos, guapa!

Siôrs dijo...

Precioso desarrollo, con un final muy sensual. Me gusta!

Un abrazo

En el 5º Anillo de Saturno dijo...

Precioso
Por cierto,yo también estoy enamorada de "Bella´s lullaby"

Dafne Isern dijo...

Yo conozco a una chica que también se mece con el vaivén del tocadiscos, le encanta celebrar fiestas sola, hasta embriagarse y que los tacones hagan que se desmaye. Pero nunca llega el chico misterioso...

Un besito muy fuerte, chica de los retazos :)

Anónimo dijo...

m'encantes(L)

coco dijo...

Adoro el chocolate negro.

Agustin dijo...

Encantado de poder venir a leerte.....

Saludos para ti


Agustín

La sonrisa de Hiperión dijo...

"deseoso por acariciar sus rizos de chocolate."


Encantador....
Me han entrado ganas de chocolateeeeeeee
jajaja
Slaudos y un beso!

Dara Scully dijo...

A Cat no le gusta la gente con el alma rota que no hace nada por arreglársela. Si quiere, le deja pegamento para intentar recomponerla.




un miau de mermelada de mora :)

turistaentupelo dijo...

Es que unos rizos de chocolate no se encuentran en cualquier parte.