Dictados del corazón.

- ¿Dónde reside el más puro afecto del alma?- preguntó ella, con la mirada fija al horizonte.
- En tu caso, yo diría que en la mente.- respondió él, con una sonrisa de burla dibujada en el rostro. Ella no pudo evitar mirarle, con expresión seria.
- ¿Por qué dices eso?
- Porque nunca actúas según los dictados de tu corazón. Por mucho que él grite, tú haces oídos sordos y sigues los pasos de tu razón, nunca dices lo que verdaderamente sientes.
-¿Eso es lo que sientes?
- No. Eso es lo que pienso.

6 comentarios:

CacahueteAzul dijo...

Ohh
Hacen buena pareja, y no sé ni quién son, ni si son pareja o lo fueron.
=)
Pasabaa!!
=)

Kim dijo...

*·*
Son tal per cual.
Y ahir volia descargar-me la plantilla que tens tu. Però la vaig veure i vaig pensar: merda -_-'
Bé idó, una altra. xD

Ja, ja ho deix u.u xDDD
T'estim! :D

Neri dijo...

Qué lindo Blog Martaa! y qe lindo lo qe escribís *-*

un besote!

JaviC dijo...

Gran diálogo, un juego muy bonito. Ese tipo de conversaciones pueden acabar muy bien :p

Un saludo.

Selene dijo...

O.O
Me ha encantado este diálogo, es muy bonito =)

Aaah, Jane Austen. A esta la tenía yo en mi lista de libros pendientes (también muy larga) y por fin tengo Orgullo y prejuicio *__* Espero que esté tan bien como dicen.
Besos!

cajaderecuerdos dijo...

¿Qué pasó después? ¿Crees que él se dio cuenta de lo que ella sentía?